Impulso desesperado

El dolor de la impaciencia.


Cuando revisas tu estado actual y sientes que no esta bien, y que tienes problemas que nunca terminan, cuando tienes deudas atrasadas y cuentas activas que no dejan pensar, solo queda desesperarse a tal punto de llevarnos a cometer mas errores.

Por tal motivo solo queda relajarse y sentir el dolor al máximo y probar nuestra capacidad para aguantarlo.

Cuanto aguantas la incomodidad, cuanto aguantas la impaciencia, la presión de tu trabajo, de la sociedad, la presión de tus errores.

Es allí cuando veo en mis acciones inconscientes mi impulso para retomar mis ideas y organizarlas, mirar lo que tengo para avanzar y dar el siguiente paso según mis deseos.

El dolor no termina, pero debo hacer lo imposible para sentir que avanzo.

NP Norman Priety